sábado, 25 mayo 2024
spot_img
spot_img

Mitos sobre el entrenamiento de fuerza

En los tiempos que corren nos encontramos con muchísimos mitos acerca de los entrenamientos de fuerza, cabe destacar que dicho entrenamiento participa en la regulación hormonal de nuestro organismo actuando como órgano endocrino.

El tejido muscular esquelético tiene un papel muy importante en nuestra salud y por lo tanto hay que trabajarlo más allá de vernos simplemente fuertes ya que actuará como protector directo de nuestros huesos, mejorará el desarrollo psicomotriz y combatirá un sin fin de patologías.

Es  importante saber que las personas que ejercitan su musculatura a diario liberan endorfinas, y por ello tienen menos riesgo de depresión y un carácter más positivo.

Partimos de la base de que absolutamente siempre el entrenamiento de fuerza ha de ir guiado por un buen profesional.

Os vamos a hablar de algunos de los miles de mitos que hay en torno al Entrenamiento de Fuerza:

-NO QUIERO ENTRENAR PESAS PORQUE NO ME QUIERO PONER MUY FUERTE

Partimos de la base de que para ponerte fuerte hace falta mucho más que “ir al gimnasio a hacer pesas”. El aumento de masa muscular requiere de una dura dieta, unas sesiones programadas especificas y una suplementación correcta, un duro trabajo que con dedicación y tiempo te lleva a un aumento notable de la masa muscular.

El entrenamiento de fuerza en su medida, que según recomendaciones médicas pueden ser de 2 a 4 sesiones semanales, aumentará tu rendimiento y hará que pierdas volumen debido a los cambios de ritmo que el mismo entrenamiento supone. Por lo que quemarás calorías y disminuirás tu perímetro corporal.

-EL ENTRENAMIENTO CON PESAS ES PARA LOS HOMBRES

Para las mujeres es muchísimo más efectivo el entrenamiento de fuerza ya que debido a las hormonas tienen más dificultad para los procesos anabólicos (construcción de masa muscular) por lo que el entrenamiento de fuerza le permite la quema de grasas y favorecerá a la regulación hormonal generando beneficiosas adaptaciones metabólicas, ondulando el físico y dotándoles de seguridad en su entorno.

-LAS EMBARAZADAS NO PUEDEN ENTRENAR

Nos encontramos con uno de los mayores bulos de la historia de los entrenamientos, las mujeres embarazadas por supuesto que pueden entrenar, lo importante es entrenar de manera especifica.

Mediante los ejercicios de fuerza es ideal fortalecer los abductores y aductores ya que realizan un esfuerzo durante el parto así como los gemelos que contribuyen a favorecer la circulación de la sangre que tanto problema da a las embarazadas.

Tonificar el suelo pélvico con los ejercicios adecuados prevendrá molestias como la incontinencia.

Así como el tren superior que participa de manera activa a la hora del parto y sujetará al bebe en el momento de la lactancia.

-NO SE PUEDE ENTRENAR HASTA LOS 16 AÑOS

El entrenamiento de fuerza ha de estar programado y dosificado y contribuirá en todo momento a que los niños crezcan fuertes y sanos, para nada un niño que entrene se puede quedar bajito, lo importante es poner a los niños en manos de profesionales cualificados para ellos, aparte de los beneficios óseos mejorará también su desarrollo cognitivo, el deporte cuánto antes mejor.

-SI ENTRENO FUERZA ME DUELE LA ESPALDA

El factor que más hace que te duela la espalda es el sedentarismo, la debilitación de la musculatura es lo que provoca el malestar, hacer un entrenamiento adecuado de todas las partes del cuerpo por igual hará que se equilibre tu tono muscular y al mejorar tu densidad ósea remitirán los dolores de espalda, eso sí, siempre aconsejado por un buen profesional.

 

spot_img