martes, 5 marzo 2024
spot_img
spot_img

Recuerdo del gran David Webster

Lucio Doncel

El 19 de octubre de 2023 falleció David Webster. Había cumplido 95 años y hasta el último momento se mantuvo al pie del cañón. Se le conoce como uno de los grandes historiadores del mundo de la fuerza, pero son tantas las facetas en las que ha estado involucrado, que se podría escribir un libro (seguro que se escribirá) sobre su vida.

A mediados de los 90 leí en uno de sus libros que, a pesar de haberlas buscado, no había podido conseguir fotos de Iñaki Perurena. Le envié unas cuantas y le compré alguno de sus libros (The Two Hands Snatch, Iron Game, Barbells & Beefcake, Strength Lore & Strands …) Seguimos manteniendo contacto por correo. Personalmente nos conocimos hacia 1998, en Callander (Escocia), cuando gracias a su mediación me fui con Julio Jiménez a participar en el “World Musclepower Championships”. Por aquellos años yo ya escribía para las revistas «Muscle Mag» y “BodyFitness”.

Me propuso enviarme las crónicas que él escribía de “The World’s Strongest Man”; yo las traducía y le enviaba una copia de la edición española de “Muscle Mag” cuando el reportaje estaba publicado. En otra ocasión me pidió que le ayudase a buscar una competidora fitness española para participar en una prueba internacional, y allí se fue Raquel Velasco. Con el paso de los años perdimos algo de contacto, pero volví a hablar con David por teléfono mientras llevábamos a cabo la grabación del documental «Levantadores»; le llamó un amigo común, Terry Todd, otra leyenda, también fallecido, del mundo de la fuerza y tuvimos ocasión de intercambiar unas palabras. Fue nuestro último contacto.

Para una página como www.elmasfuerte.es entiendo que lo más interesante puede ser su labor en “El hombre más fuerte del mundo”. En un momento determinado Douglas Edmunds y él se pusieron al frente de esta competición y fue cuando alcanzó su máximo esplendor. Como homenaje a David transcribimos la página de su libro “Sons of Samson. Volume 2 Profiles”, publicado en 1999, en la que habla de la evolución de “The World’s Strongest Man”

«Trans World International presentó esta actualmente famosa prueba por primera vez en 1977, cuando se celebró la prueba inaugural en Estados Unidos. El título de la misma no era realmente exacto, ya que los participantes eran exclusivamente estadounidenses. Es una pena que esta limitación arruinara la credibilidad del título, ya que los tres primeros clasificados tenían un gran nivel.

El competidor más conocido era Lou Ferrigno, un destacado culturista que se había hecho enormemente popular por su interpretación del personaje televisivo «El Increíble Hulk». Ferrigno quedó en cuarto lugar, lo que contradice la lista publicada por TWI y que cité en Hijos de Sansón, volumen 1. El ganador fue Bruce Wilhelm, el gran halterófilo estadounidense de peso superpesado, el segundo fue Robert Young, tackle ofensivo de los “Cardinals” de San Luis de la Liga Nacional de Fútbol Americano, y el tercer puesto fue para el ex levantador olímpico de pesas Ken Patera, que se convirtió en luchador profesional. Durante seis años, el concurso se celebró en Estados Unidos y la gran mayoría de los concursantes procedían de allí.

Dado que los aficionados a la fuerza no estaban acostumbrados a la extraña mezcla de pruebas que componían estos torneos por invitación, al principio no gustaron a todo el mundo, pero a medida que se fueron puliendo detalles aumentó el interés y sobre todo la credibilidad de las competiciones.

Tirar de vehículos fue una prueba casi permanente, del mismo modo que se eliminaron pruebas que se consideraban lesivas como doblar barras de hierro. También se modificó el sistema de puntuación para obtener resultados más ajustados: ahora sólo hay un punto de diferencia entre los puestos obtenidos, pero en las primeras ediciones podía haber hasta doce puntos de diferencia entre el primero y el tercero en cualquier prueba. Otro cambio ha sido que las competiciones pueden durar cuatro días, lo que permite a los atletas recuperarse mejor.

Buscando una mayor diversidad, la competición se llevó primero a Nueva Zelanda y luego a varias partes de Europa; también se amplió el concepto para abrir el abanico de pruebas, haciéndose esfuerzos para capturar la atmósfera de los países visitados, adaptando diferentes eventos que se disputaban en ellos. Esto implicaba a veces que los competidores tuvieran que pasar largos periodos de transporte; por ejemplo, en Tenerife tuvieron que moverse desde el nivel del mar hasta la cima de un alto volcán extinguido y vuelta a empezar con la siguiente prueba.

A veces se disputaban en solitario y en otras ocasiones delante de grandes multitudes: la variedad era el nombre del juego. En 1992, Islandia proporcionó los escenarios más singulares de todos, desde una laguna calentada de forma natural y géiseres hirvientes hasta cascadas inhóspitas, expuestas y amargamente frías. No era sólo el hombre contra el hombre, sino también el hombre contra la naturaleza.

Un antiguo y hermoso anfiteatro romano, uno de los sitios donde se empezaron a crear las pruebas para profesionales de la fuerza, acogió el evento en 1994 con una gran multitud de espectadores viendo a los hombres más fuertes del mundo compitiendo en este histórico entorno, pero bajo una iluminación moderna y con efectos especiales. Pero incluso esto fue superado en 1995, cuando la prueba se trasladó al legendario “Reino Perdido”, en Sun City, Sudáfrica. Los competidores tuvieron que hacer frente no sólo al sol abrasador sino también a la gran altitud de la zona. Y en las Bahamas las playas de suave arena fueron el obstáculo al que tuvieron que enfrentarse los competidores.

Con el paso de los años las pruebas se fueron haciendo más exigentes, hasta el punto de que los participantes tenían que voltear coches por completo e incluso tenían que transportar ¡un coche completo con motor! Hay pruebas de combate, carreras con transporte de bloques, aguantar dos barriles de whisky que llegan a la altura del pecho y un largo etcétera de variantes.

Competidores de todo el mundo se han interesado por la prueba, con vikingos rubios que contrastan con campeones negros de América, África y Polinesia; entre los participantes ha habido un campeón de powerlifting, Iron Bear Collins, que se presentó con un tocado de plumas completo y vestimenta de indio nativo, y un jefe samoano tatuado. Todos estos y otros personajes pintorescos son auténticos, no son una exageración propia de la lucha libre profesional. La mayoría son levantadores de pesas, pero también hay atletas olímpicos, lanzadores de peso, lanzadores de martillo, jugadores de fútbol americano, pesos pesados de los Highland Games, culturistas y judokas.

Aunque no participé en la creación de la prueba, me incorporé muy pronto en calidad de asesor, junto con Oscar State. Por eso me alegré mucho en 1980 cuando Trans World International me invitó a participar en la organización y el arbitraje del concurso televisivo Britain’s Strongest Man y, tras demostrar mi valía allí, pasé a la competición anual principal del World’s Strongest Man.

Arbitré para TWI desde 1981 hasta 1991, un récord que será difícil de superar. Mi colega, el Dr. Douglas Edmonds, participó en algunos eventos de forma voluntaria hasta 1992 y, desde entonces, juntos hemos actuado oficialmente como consultores. Ahora también tenemos la responsabilidad de proporcionar la mayor parte del equipo, lo que supuso un importante avance. Doug se convirtió en árbitro en 1993, y su dinámica personalidad ha sido un rasgo característico desde entonces. Nunca ha sido un evento fácil, pero los competidores y sus esfuerzos nos han dado grandes alegrías a lo largo de los años, del mismo modo que han entretenido a incontables millones de personas en televisión.

El World Strongest Man de TWI ha evolucionado hasta hacerse irreconocible, con muchos más competidores, eliminatorias y una estructura mejorada».

Gracias por todo David. Siempre permanecerás en el recuerdo de todos los aficionados al mundo de los hierros.

spot_img